Empezó a saborear la idea de Dulce Dona en 2016 y en 2018 se puso manos a la
obra para generar la receta ideal. La historia emprendedora de Alejandro Castro
que empezó su pequeño negocio en su barrio de toda la vida y hoy cuenta con
franquicias que no dejan de expandirse.

Alejandro vivió en Flores toda su viday, desde chico, supo cuál era su objetivo laboral. A los 17 se maravilló con el modelo de negocios de franquicias de Dunkin Donuts, una cadena norteamericana. “Desde ese entonces mantuve la meta de crear una empresa con esas características, y con el correr de los años investigué y ahondé mucho más en el tema”, cuenta Alejandro Castro, dueño de Dulce Dona.

Mientras estudiaba la carrera de comunicación se dedicó a encontrar la receta perfecta para poder elaborar sus productos. “Todos los trabajos que tuve para ahorrar, todos los esfuerzos que realicé y realizo para llegar a donde estamos fueron con el norte siempre en el mismo objetivo, nuestra visión como empresa: ser la franquicia número uno en donas de Latinoamérica”, comenta y destaca: “realmente fue muy difícil al principio debido a que en nuestro paísno existen los insumos, ni maquinaria necesaria, por lo que fue un doble desafío: conseguir una receta que funcione y conseguir los proveedores que me permitiera llevarla adelante”.

Está convencido de que es importante tener una visión clara por sobre lo que se quiere lograr a largo plazo. “Por más grande que sea ese sueño, se puede desglozar en pequeños objetivos y metas que cada día te acerquen más a conseguirlo”, explica y agrega que, desde su perspectiva, uno de los factores claves para cualquier emprendedor es empaparse tanto en el tema hasta volver un experto. “Toda la información, sobre cualquier tema, está disponible si uno dedica tiempo a buscarla”, dice.
El objetivo para con clientes y clientas de Dulce Dona es llevar felicidad a cada una de esas mesas. “Creamos un productodivertido y versátil que se puede consumir en diferentes ocasiones sociales y es
ideal para compartir, o incluso regalar”,indica Alejandro.
El barrio siempre lo acompañó. “Crecí como profesional y como humano. Laley de atracción juega un papel importante en ello porque todas las acciones que realices cuando están enfocadas en un objetivo, quieras o no, inconsciente o conscientemente vas creando una realidad que te acerca cada día más a tu
sueño”, reflexiona y cuenta que, muchas veces pensó en llevar adelante su sueño en otro país pero, finalmente, decidió hacerlo acá, en donde tiene mucha más experiencia sobre cómo funcionan las cosas, para bien o para mal.

“Comenzamos produciendo en el quincho de mi casa en Flores y con un radio de entrega acotado, pero en poco tiempo ya escalamos al primer local. Sentir elapoyo de todos los conocidos del barrio,
en un principio, fue clave para lograr todo lo que conseguimos hasta ahora”.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *